Leopoldo Jiménez Nouel

Héroe de la Historia Dominicana

Gesta Gloriosa de Constanza, Maimón y Estero Hondo

 

 

 

 

Augusto Abreu, nació en de Jarabacoa, pueblo de montaña donde nació mi padre y lugar donde fue llevado preso Leopoldo antes de su traslado a San Isidro. Allí, en la sede del Partido Dominicano, Augusto Abreu vio a Leopoldo  y al reconocerlo, su corazón se desgarró. Como no podía gritar su furia a los mil vientos, se encerró, tomo lápiz y papel y en la escritura de estos versos dejó expresar su inconformidad con la tiranía. Sólo, luego de la caída de la dictadura, pudo escribir a mis padres y enviarle estos versos, con esta dedicatoria:

 

"Mi noble aporte para cantarle al gran valiente, al gran patriota.

Con este humilde culto quiero rezarle, por nuestras libertades; por su sacrificio!!!"

 

Rafael Augusto Abreu R.

Jarabacoa 30 06 59

 

 

25 de Junio

 

Llegó el ocaso tibio y silencioso

de aquel día que titila perennemente

         el que va  prendido en pueblo eternamente

con broche  simbó1icoy glorioso.

 

            Ya, con cuatro de tus compañeros,

llevando sobre sus hombros erguidos

            el peso nefando cual quejido

de un presentimiento urañero.

 

           Mas, sin embargo en otros instantes,

sonreíste, a tus amigos y a tu pueblo,

           con tu corazón en duro duelo

reíste como reías antes.

 

            Sabias, que ibas al martirio más duro,

y a tu pueblo demostraste con valentía

            que tu vida con despego la ofrecías

por ver en ella la: Libertad, en un cercano futuro.

 

A Leopoldo

Quien siempre fue libre

 

 

Paradigma

A sabiendas, de tu muerte,  ¡Oh valiente!

Sabiendo también que fructificarás

tu vida que diste por la libertad,

y a la muerte te acercas sereno y valiente.

 

Orto-Rey eres, del día que amanece

de esta patria que permaneció a obscura

cubierta por e1 cielo de negrura,

Y con tu  recuerdo y tu sacrificio resplandece.

 

A Leopoldo

Quien fue libre siempre.

 

 

Necrología

 

Oh! Leopoldo eres grande e inmortal

por tu inconstante inquietud reivindicadora

tu naciste con la luz de la libertad

con acento heroico y si par.

 

Tu vida en plena juventud

gallarda dulce y cariñosa

se aleja estampando de verdades una prosa

cumpliendo su misión con exactitud.

 

Leal amigo tierno compañero,

quien podrá nunca olvidarte

pues tuviste muy pronto que marcharte

de la vida en los años primeros.

 

Una corola varonil cubrió tu vida

nacida en el escalafón de los inmortales

y como el manso correr de nebulosas espaciales

fue tu vida, en la constelación dominicana, la preferida.

 

Con pasos ágiles, fuertes y decidido

penetraste en aquel  templo palacial,

allí, hablaste con acento singular

relatando la historia que olvidar, no he podido.

 

Pero... ¡Oh que dolor! tu suerte es dura

pues esposado te veo amigo mío,

rodeado de la muerte que es segura

ya caíste, en las manos de los impíos.

 

A Leopoldo

  Quien siempre fue libre

 

 

Libertador

 

Tu fuiste un águila,

Volando por lo cierto,

Para mirar que nuestro incierto

Fue un poema no más…

 

Ahora, y muerto,

Ya sabrás……….

Simplemente,

Te queremos, en agonía,

Y en alegría

Que andamos contigo en nuestra mente

Siendo como tu fuiste eternamente

Has de vivir en nuestras almas todavía.

 

Caíste con limpieza de conciencia,

Y no fue en vano,

Por no apoyar la forma del tirano,

Que nunca la quisiste.

 

Caíste allí,

Sí, allí en Constanza

Y fue toda tu esperanza

Hacer de tus entrañas nuestro pueblo,

 

No fuiste servil, y tu alegría

Sirvió para acallar nuestra agonía

Al sentirnos libres con tu duelo.

 

A Leopoldo

   Quien siempre fue libre

 

 

Memorandum

 

Patria de frutos tan nobles,

que borda con ellos amores;

como bordan los pinos y los robles,

las montañas ,con sus verdores.

 

Leopoldo, Tú fuiste fruto de ese árbol,

que te vio crecer bajo su fo1laje,     

Tú creciste con su miel y su sabor;

Tú  dialogaste con Jarabacoa, en tierno lenguaje.

 

De tierra lejana llegaste un día,

¡A luchar, por tu quisqueya amada

A morir por tu patria idolatrada!

con el alma llena de alegría.

 

Tu vida sin importarte nada

la ofrendaste con despego y osadía

luchando con arrojo y valentía;

por ver libre tu patria mancillada.

 

Joven Valiente y osado,

desafiando e hambre y el frío,

calmando su sed en cualquier río,

durmiendo en bosque desolado.

 

AlIándose del mundo alejado

teniendo por techo al cielo;

del olvido cubierto por un velo,

con penas, triste y cansado.

 

Por Constanza, Leopo1do apareciste,

como aparece el sol en las mañanas

abriendo de tu corazón las ventanas

y tu alma a la patria ofreciste,

 

Tu juventud cual botón al florecer

gallarda, patriótica y decidida;

cuando en ti comenzó a reír la vida

como ríe el sol cuando empieza amanecer.

 

Eres tu retoño venerado   

Inmortal por tu hazaña vehemente,

te eternizarás en tu patria por valiente,

por tu patriotismo inigualado.

 

Ya te vas; Leopo1do amigo mío,

con un adiós que conmueve el alma;

Con un -Adiós mi Jarabacoa- llena de calma

en un atardecer, triste, luctuoso y sombrío.

 

Y besando una medalla,

la que te ofrendó tu Madre un día glorioso;

te alejas pensativo y pesaroso

de tu Jarabacoa, ¡Besando tu medalla!

 

Harás para ti esta patria Quisqueyana

Un baluarte donde solo reine tu

Proyectando hacia el la luz

con los rayos del sol de sus entrañas.

-

Tus huesos inmortales y sacrosantos

que hoy emigran ¿no se donde?

Los que merecen como Duarte, estar en el Conde,

cubierto de gloria, por un manto.

 

¡Oh Leopoldo, compañero amigo mío

Tu alma de patriota hoy reposa

en el corazón de Quisqueya que es fosa

para los que mueren como tu,!amigo mío!

 

A Leopoldo

Quien siempre fue libre

 

 

Adiós

 

Tu juventud bañada de nobleza,

supo conquistar el aprecio y la simpatía

tu alma radiante de alegría.

pregonaba inmutable su grandeza.

 

Férreo puente de nuestras libertades

en héroe inmortal te convertiste

bien tu alma a la patria ofreciste

y fue ella como sol de claridades.

 

Ya, Ya reposa y un santuario,

de albura para ti ha erigido,

esta patria que ha querido

hacer de tu recuerdo un relicario.

 

            A Leopoldo

             Quien siempre fue libre

 

 

           

 

 

Contactos

 

Morella Jiménez

Víctor Arthur

 

 

Página Principal / Origen / Lo Que Sé Lo Que Recuerdo

Un Niño Como Cualquier Otro / Adiós Santo Domingo, Hola Venezuela

Entrenamiento en Mil Cumbres El Desembarco

Honor y Dolor / Un Hospital y Una Calle en Su Honor

El Retrato de un Héroe / Inhumación

Testimonios Que Reflejan una Actitud Mental

Jarabacoa le Rinde Homenaje

En los Versos de Augusto Abreu

 

 

Morella Jiménez Diseños 2008